Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios analizando sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Accept More information

Oitz,

nuestro pueblo

Situado en la comarca de Malerreka, en los pirineos Atlánticos, es un pueblo típico de la zona norte de Navarra con sus casas grandes de piedra, calles estrechas y empedradas con losa roja. Situado a media altura, en un balcón natural del Monte Ameztia, propicia unas magníficas vistas. Su desbordante naturaleza, su tranquilidad, así como la amabilidad de sus gentes hacen de este lugar sea ideal para respirar, relajarse y acercarse a su cultura y tradiciones vascas.

El clima Atlántico, de inviernos templados y húmedos y veranos suaves y agradables, hacen de sus montañas y depresiones un reguero de torrentes que alimentan a sus dos pequeños ríos trucheros "Ameztia" y "Anizpe - Ezpelura" que se unen a pies del casco urbano, en los que podemos deleitarnos con el difícil arte de la pesca. De la parroquia de San Tiburcio procede una cruz parroquial labrada en torno al año 1600. Queda algún resto de la torre vieja de la población. En su término hay un puente medieval de sillares sobre el río Ameztia.

Recorrido por Malerreka

Por tierras de Malerreka se camina por el histórico valle de Doneztebe/Santesteban y la zona de Basaburua Menor. En Santesteban se mantienen edificios de los siglos XVII-XVIII. Acompañando a la regata Ameztia, llegamos a Donamaria, en la que destaca la torre de Jauregia. Urrotz cuenta con interesante caserío —atención a su plaza
mayor— y una iglesia del siglo XVI. Desde aquí se accede al espacio natural recreativo de los embalses de Leurza, dos pequeños embalses construidos en medio de un magnífico bosque de hayas.

Hacia el norte se inicia en Santesteban una restaurada vía del tren del Bidasoa o tren Txikitos junto a la regata del Bidasoa que concluye en Endarlatsa (27,5 km) y posibilita pequeños recorridos de pueblo a pueblo o, si se desea, el total entre ambas villas citadas, permitiendo recorrer pausadamente la orilla del río y contemplar sus presas con las curiosas escalas para salmones.

Además, al nordeste se encuentra el Parque Natural del Señorío de Bértiz con un bosque de hayas y robles principalmente. La parte más atractiva es el entorno del palacio y del caserío de Tenientetxea, un verdadero jardín botánico con más de 120 especies de árboles y arbustos. En este caserío de Tenientetxea se ha instalado un Centro de Interpretación de la Naturaleza.

Por otra parte, al este de Oitz se encuentra el idílico Valle de Baztan con su gran cantidad de torres medievales de linaje y palacios renacentistas y barrocos, así como diversos museos etnográficos, cuevas de estalagtitas-estalagmitas en Urdax y el Museo de las Brujas y Cueva brujeril de los akelarres en Zugarramurdi.

Qué ver

Molino de Zubieta

| a 5 km |

Es uno de los lugares en los que el tiempo se ha detenido. Se construyó en 1785 como molino real y hoy es ecomuseo activo. Su molinero sigue utilizando sus manos y los aperos de antaño para triturar el trigo y el maiz, y puedes elaborar su propia torta.

Parque Natural Señorío de Bertiz

| a 7 km |

Un fabuloso jardín botánico con mirlos, ardillas y siete especies de pájaros carpinteros destaca en este Parque Natural del Pirineo occidental navarro junto al río Bidasoa con árboles de gran porte y bien conservados en el término de Oieregi.

Finca de Artikutza

| a 15 km |

La finca de Artikutza es un enclave natural de 3.800 hectáreas con gran cantidad de animales, muchos de ellos en peligro de extinción, y más de seis millones de hayas y robles, entre los que destacan los árboles trasmochos. Y hay un embalse.

Qué hacer